Hablemos de Emprender

El 7 de septiembre de 1964 inicio actividades el Instituto Tecnológico de Nuevo Laredo, pero fue hasta el 14 de octubre del mismo año cuando fuera formalmente inaugurado. La semana pasada, en el marco de su 48 aniversario, llevaron a cabo una serie de conferencias a través de dos congresos en los que, en gran medida, buscan impulsar el liderazgo en la juventud de esta ciudad y que tomen en sus manos el proyecto de renovarla, de emprender. ¡Muchas felicidades al Instituto Tecnológico de Nuevo Laredo por estar impartiendo educación de calidad durante 48 años en esta hermosa ciudad! Deseo, de todo corazón, que continúen llevando a los jóvenes, no solo educación, sino una cultura de emprendimiento que tanto necesitamos. ¡Enhorabuena!

Yo no tuve el privilegio de estudiar en esta institución, pues fue otra mi Alma Mater, pero fue un gran honor para mí el de estar impartiendo una conferencia, en el “Congreso Internacional de Ciencias Económico-Administrativas”, a los jóvenes estudiantes el martes pasado. Agradezco infinitamente la invitación del Tecnológico, así como la confianza que me dio COPARMEX (institución de la que formo parte) para que, en su representación, diera la conferencia titulada “Actitud Empresarial”. Tener esa oportunidad para estar frente a los jóvenes y convocarlos a ser participes de la aventura que significa emprender un negocio y la importancia que tienen para el futuro de esta ciudad, me llenó de orgullo.

Hoy en día vivimos situaciones precarias que amenazan, más que a nadie, a los jóvenes que apenas inician su vida directa frente al mundo. Las situaciones que nos rodean ponen en riesgo el futuro de las próximas generaciones. México, sin emprendedores, está destinado al fracaso. Es por esta misma razón que el mañana depende, especialmente, de estos jóvenes. Les comentaba, durante la conferencia, sobre el gran reto al que deberán enfrentarse cuando concluyan sus estudios. Pues estamos en un país cada vez más competitivo y con ofertas laborales insuficientes. COPARMEX, y ahora el Tecnológico de Nuevo Laredo, han venido impulsando con fuerza la cultura emprendedora en esta ciudad. Y esto no es solo por casualidad, es atendiendo una necesidad que tenemos como comunidad, y como país. Actualmente el 54% de los egresados a nivel nacional no encuentran empleo, solo el 46% tiene esa suerte. Muchos de estos jóvenes pasan a formar parte del extenso número de “NI-NIs” (que ni estudian ni trabajan). Esta estadística es preocupante, sobre todo si tomamos en cuenta que este grupo, los “Ni-Nis”, equivale al 24.8% de los jóvenes entre 15 y 29 años de México. De acuerdo a la OCDE, dentro de los países que la conforman, solo Israel y Turquía tienen un porcentaje mayor que nosotros. Y esto no es lo peor. En Tamaulipas, el 20.7% de los jóvenes entre 15 y 29 años forman parte de este grupo. Cabe mencionar que, tan solo en julio de este año, más de medio millón de jóvenes en el país se quedaron sin posibilidad de ingresar a universidades públicas por falta de espacios. Muchos de ellos sin la capacidad de pagar por educación privada.

Es cierto, durante los últimos años hemos visto un auge de “grandes empresas” mexicanas y transnacionales asentarse en el país. Pero estas megaempresas no generan los empleos suficientes. Son las PyMEs, las pequeñas y medianas empresas, las que generan el 72% de los empleos. También son estas las que representan el 52% del PIB nacional. Esas PyMEs, las que podemos crear usted y yo, las de “Pepe y Toño” que vemos en la televisión, esas son el futuro del país. Es por esto que estamos en la necesidad de emprendedores que apuesten de nuevo en el crecimiento de la ciudad. Si no emprendemos, el país no crecerá. La respuesta está en nosotros. Mientras no cambiemos nuestra cultura y mentalidad, y mientras no nos arriesguemos a aventurarnos a emprender un negocio, no avanzaremos. Este auge de inversión extranjera no impregna a nuestra ciudad. Pareciera que son escasos los esfuerzos de nuestras autoridades, si es que están haciéndolo, para traer esos capitales, al contrario, se van. Por lo tanto, dependemos de nosotros mismos.



Las condiciones están puestas. Nunca, como hoy, ha sido tan fácil iniciar un nuevo negocio. Las reformas que entraron en vigor este año han eliminado los mínimos en el capital social y se han simplificado los trámites para constituir una sociedad (empresa); o incluso aventurarnos como personas físicas. Nunca, como hoy, ha habido tantos apoyos y créditos enfocados a impulsar a emprendedores. Podemos encontrar infinidad de apoyos, por ejemplo: el fondo PyME, el fondo México Emprende distribuido mediante COPARMEX, el programa Jóvenes Emprendedores de la SE, la fundación ProEmpleo, fundación E, el premio COPARMEX Emprendedor, incubadoras de empresas como Ibaktor, CANACO y el Tecnológico de Monterrey, incluso créditos del gobierno mediante bancos que van desde los 50 mil hasta 1.5 millones de pesos, y muchos más.

Lo único que nos detiene es el miedo, la apatía y la falta de confianza en uno mismo. Y claro, el mal que vive Nuevo Laredo, pero, otras ciudades fronterizas viven el mismo mal y nos aventajan en el número de generación de nuevos negocios. Sabemos que estamos solos en esta ciudad pero unidos podemos conseguir grandes cosas. La realidad es muy simple, o nos ponemos a crear nuevas fuentes de trabajo, y no solo los jóvenes, o aceptamos nuestra derrota como sociedad y el inminente fracaso de nuestra economía. Las oportunidades existen; aunque si, es cierto, hay riesgos. Todo emprendimiento representa riesgos. Y algo es real, iniciar un negocio ya no es un lujo, es una necesidad. Debe ser esta misma necesidad el catalizador que nos impulse a aventurarnos en algo que no solo nos invita, nos exige a hacerlo. Por eso quiero exhortarlos a crear una nueva generación de emprendedores, de personas con valor que estemos dispuestos a apostar por el crecimiento de nuestra ciudad y nuestro país. De eso depende el futuro de todos. Recuperemos el orgullo de nuestra ciudad para no sentir nunca más esa vergüenza que nos duele. En COPARMEX, por ejemplo, siempre habrá espacio para nuevos emprendedores y los recibiremos con los brazos abiertos para crecer juntos. Forjemos el Nuevo Laredo que todos queremos.

, , , , , ,

Deja un comentario