Empieza la Carrera

“La democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo.” – Abraham Lincoln

En los últimos días hemos visto que la carrera de aspirantes por la candidatura para la presidencia municipal ya empezó. Los nombres ya surgen, y son muchos. Las aguas aun están turbias y las decisiones están por hacerse, pero no deja de ser una carrera encarnizada y difícil de correr. Por el PRI podemos escuchar nombres como el de Rosa María Alvarado, Enrique Álvarez del Castillo, Enrique Resendez, entre otros tantos. El PAN parece estar apostando por Carlos Canturosas. La oposición en general plantea la idea de un frente común. Los nombres ya suenan, las campañas están a la vuelta de la esquina. La actual administración va llegando a la recta final y llega débil y dividida. Los tiempos se van ajustando, el tablero ya se coloco y las piezas comienzan a moverse. Aunque aun es muy temprano para hacer un pronóstico.

Ante esta situación quisiera hoy dirigirme a ustedes, los aspirantes, para hablarles de todo corazón. La carrera que ahora inician tiene como meta la presidencia municipal de esta ciudad, uno de los mayores orgullos que puede tener un neolaredense. Pero si quieren contender, primero deben de hacer un examen de conciencia. Quien aspire a este puesto debe tener en cuenta que se enfrentan a un electorado que ya está despertando, mas critico. Que Nuevo Laredo ya no tiene tiempo para hacer un ensayo de prueba y error con nuestros dirigentes. Que ya no podemos soportar tener políticos improvisados con hambre de dinero y desconocimiento de la honestidad. Esta ciudad ya exige, y exige algo diferente.




El pueblo ha dormido ya por muchos años, dejándose saquear, cayendo en la mentira, aguantando a personas que, sin escrúpulos ni dignidad, se han enriquecido de una manera absurda. Hoy les digo que no aguantaremos más ese nefasto pensamiento en un candidato, pues resulta imposible soportarlo. La ciudad requiere que el próximo presidente sea un ciudadano con valores, con integridad, con ética, que nos hable de frente, que quiera a Nuevo Laredo y que desee sacarlo adelante. Así que, si alguno de ustedes no cumple con este primer filtro, tengan el valor moral de salir de esta carrera.

Aunado a esto, el próximo alcalde se enfrentara a una ciudad endeudada, con una descomposición social y económica al borde del colapso, con una profunda necesidad de inversión en infraestructura, educación y cultura. Tendrá ante sí una ciudad que requiere empleos, que desea nuevos negocios e inversión, que anhela una grandeza de antaño. Deberá apoyar la lucha contra la delincuencia y la reconstrucción del tejido social, probablemente soportando amenazas que podrán en riesgo su vida y la de su familia. Llevara en sus manos, durante 3 años, el destino de esta ciudad que ya no quiere excusas, sino acciones reales y contundentes. Tendrá la responsabilidad de convocar, con trabajo y honestidad, la participación del pueblo, pues solo unidos podremos sacar adelante esta ciudad. Para esto se necesita un líder a quien podamos seguir y que cuente con capacidad, con entereza y con entrega total a Nuevo Laredo. Considérense advertidos, pues no se valdrá, una vez en el poder, decir que no conocían los riesgos y usarlo como justificación si su administración fracasa.

Si no cumplen estas características, si tienen miedo, si desean solo enriquecerse, tener poder y renombre; por favor tengan la decencia de salir de la contienda por la puerta grande y no con la vergüenza y dignidad manchadas, así como otros lo han hecho. Si su amor por la ciudad no es verdadero, si sus ganas de trabajar no son genuinas y si no conocen nuestra problemática, entonces, por favor, manténganse al margen de la carrera y no hagan perder más el tiempo del pueblo.

Ojala que tomen en cuenta estas palabras y hagan ese examen de conciencia a profundidad. Deseo que nuestros próximos candidatos sean de calidad, como los que merecemos, con un programa de trabajo coherente, con proyectos decisivos y con determinación para mejorar nuestra situación. Ser alcalde es un reto mayúsculo que requerirá valentía, coraje y temple. Recuerden que, la mayoría, son de esta ciudad, muchos de ustedes se deben a ella, no nos defrauden. Dense cuenta de la situación en la que estamos, de que ya no tenemos tiempo que perder y debemos comenzar a trabajar en la reconstrucción de lo mucho que hemos perdido, iniciando con nuestra propia identidad.

Hoy Nuevo Laredo exige, y si la o el que llegue a la presidencia no cumple con su compromiso, aquí estaremos, los ciudadanos, para demandárselo.

Postdata:

La vida nunca deja de sorprender y darnos experiencias nuevas a cada momento. Algunas de ellas son sumamente gratas, y otras… experiencias al fin y al cabo. Una de las ventajas de escribir en este espacio es que esas experiencias incrementan exponencialmente. Es siempre importante saber aprovecharlas y capitalizarlas como aprendizaje que nos permita crecer como seres humanos. Por eso, escribir, representa una gran responsabilidad, pues dejamos plasmada una parte de nuestra propia esencia y tenemos un gran compromiso para con nuestros lectores. En ese sentido, agradeciendo la libertad y plena confianza que me ha dado este periódico, mi compromiso es y será siempre con mi pensamiento y con el sentir de mi pueblo. Mi voz, mi pluma y mi conciencia no se venden, les pertenecen a mi gente, a mi ciudad, y les pertenecerán hasta que el corazón me deje de latir ó la mente me deje de funcionar.


, , , ,

Deja un comentario