El Reto Por México

Se ha cumplido ya la primer semana de Enrique Peña Nieto como Presidente de la Republica. Aun es muy pronto para hacer un diagnostico de cómo será su presidencia. Su gabinete ya está plenamente en funciones y los cambios en el manejo de la administración no se han hecho esperar.

Sin duda uno de los actos más relevantes de estos últimos días ha sido la firma del “Pacto por México” suscrito por Peña Nieto y por los representantes de las mayores fuerzas políticas del país: PRI, PAN y PRD. Un documento que realmente vale la pena leer y en el que se expresan puntos fundamentales para la modernización y el mejoramiento del país. Al leer este “Pacto por México” no puede uno dejar de sentirse conmovido por los puntos que plantea, esencialmente aquellos de educación, derechos humanos, desarrollo sustentable, modernización de Pemex, salud, desempleo. Muchos de estos puntos en los que se venía trabajando desde la pasada administración y que entrego un camino ya forjado. Pero más que un pacto por México, esto merecía ser llamado “Reto por México”.




Este documento es tan fuerte como la voluntad del más débil de los firmantes. Para que estos acuerdos den frutos se necesita de una voluntad mayúscula de todas las fuerzas políticas del país, y que estas fuerzas permanezcan fuertes y unidas a su interior. Desafortunadamente hemos visto esta semana que la realidad es otra. En cuanto Jesús Zambrano firmo el documento no se hicieron esperar las reacciones negativas dentro del PRD, esas opiniones divididas que debilitan al partido. En el PAN, por otro lado, parece haber un éxodo de afiliados que ya admitió el propio Gustavo Madero agregando, como si se tratara de una depuración, que “se marchan porque el partido ya no está en el poder y eran personas que solo buscaban un puesto”. En cuanto al PRI, es notable la ferocidad con la que regresan al poder, dispuestos a imponer su voluntad antes de construir acuerdos, al menos el Senador Emilia Gamboa Patrón opina de esa manera, lo que no sorprende después de escuchar aquella conversación entre él y Kamel Nacif hace ya varios años.

El Pacto por México, aun con las bondades de sus acuerdos, es débil y su mayor error es ser un pacto suscrito solo por partidos políticos, y no todos, solo 3. Sí, es un primer paso, pero México ya debe dar pasos contundentes. El PRI, PAN y PRD no son los dueños del país. Un acuerdo como este debió contar con el acuerdo de todos los partidos políticos y con la participación de la sociedad civil. Pues es en nosotros, en la sociedad, donde se debió anclar este pacto, en quienes no buscamos un beneficio partidista sino un beneficio real para México. Solo la sociedad podría imprimir la voluntad y la fortaleza necesaria para sacar adelante este acuerdo.

Reitero que esto representa un reto mayúsculo, donde los partidos políticos deberán despojarse de sus intereses partidistas y asumir un compromiso de trabajo generando beneficios para el país. Lamentablemente acabamos de ver hace unos días los limites de esa voluntad política para llegar a acuerdos, y lo vimos en el Senado cuando el PRI, a la usanza de la izquierda, tomo la tribuna ante la negativa del PAN y las izquierdas de estar presentes en la sesión y declarar la votación insuficiente por falta de quórum. Momento en el que se puso en tela de juicio la capacidad de Emilio Gamboa para lograr los acuerdos requeridos, capacidad que, debo reconocer, tiene de sobra su correligionario Manlio Fabio Beltrones.

Otro punto fundamental que se ha dejado fuera de este pacto y considero elemental para el fortalecimiento de nuestra democracia es el de “la segunda vuelta electoral”. El punto 5 de este pacto habla de los “Acuerdos para la Gobernabilidad Democrática” y hacen mención de los gobiernos de coalición. Su fundamentación y explicación son tan pobres y confusas que realmente no nos permiten entender con certeza de que se trata. Un punto que parece más una artimaña tramposa para darle ventaja y mayoría al partido en el poder que un acto en pro de la democracia. La segunda vuelta electoral entre los dos candidatos con mayor puntuación seria el mecanismo perfecto que permitiría al Presidente llegar con fortaleza al poder y con la certeza de que fue la decisión de la mayoría absoluta de los electores la que le dio el puesto. Tal vez por eso mismo no fue tomada en cuenta, porque si existiera esa segunda vuelta es posible que Peña Nieto no hubiera llegado a la Presidencia.

En si el pacto es fundamentalmente bueno y necesario (excelente en el aspecto educativo y social), pero carente de la fuerza necesaria para llevarse a cabo a cabalidad. Otro punto que me preocupa es el del financiamiento para la implementación de acuerdos como el de pensión universal para todos los adultos mayores de 65 años (coticen o no en el IMSS o ISSTE), seguro médico universal, seguro de desempleo, construcción de centros penitenciarios, pagos y subsidios de servicios ambientales, ampliaciones de créditos de la Banca de Desarrollo y Banca Comercial, construcción de ferrocarriles e infraestructura carretera, entre otros puntos que requerirán de una muy alta inversión. Y me preocupa, no porque no sean puntos necesarios y elementales para la sociedad, sino porque ya una vez, con Salinas de Gortari, se decidió gastar hasta el límite de vaciar incluso las reservas internacionales, uno de los principales factores que permitieron el “Error de Diciembre” y la crisis económica que eso creo. Y, como ya lo mencione, este es un gabinete mayormente salinista. Espero que salga adelante este pacto, que los políticos encuentren la sabiduría necesaria para trabajar por México y que se logren los acuerdos necesarios. De lo contrario estaremos condenados a esta tragicomedia nacional eterna.

Felicitaciones

Felicidades a Teletón y a todos los que apoyaron con un granito de arena para hacer realidad, una vez más, el sueño de tantos niños. Sí, es cierto, las empresas y personas que donan pueden obtener un beneficio fiscal, derecho que tenemos quienes pagamos impuestos, pero eso no mitiga la gran labor que realiza el Teletón. Ver la cara de esos niños, ver como se cambia sus vidas, es la mayor satisfacción para quienes contribuimos con lo poco que podamos. Y esa enseñanza que nos deja, ver como el mayor sueño de algunos niños, y lo dicen con tanta ilusión, es poder caminar, darle un abrazo o decir un “te quiero” a un ser querido. Cosas que nosotros damos por sentado y no tenemos idea de lo mucho que eso importa para ellos. Esos detalles tan importantes que pocos de nosotros tomamos en cuenta y no nos detenemos para dar gracias a Dios o a la vida de estar completos, vivos y sanos. Un año más en que esos angelitos tendrán la oportunidad de seguir creciendo y enseñarnos a valorar lo que tenemos. ¡Felicidades!


, , , ,

Deja un comentario